¿Qué es un Acoso Laboral y Que No lo es? Ejemplos

Seguramente habrás escuchado el término Acoso laboral o mobbing al menos una vez, pero cuando te detienes a pensar un momento sobre qué es, llegan muchas ideas a la cabeza. Esto sucede principalmente a que existen diferentes tipos de acoso laboral, y dependiendo de las causas y consecuencias, y sobre todo la frecuencia en que ocurre, modifican el concepto final sobre el acoso.

Actualmente, el acoso laboral es considerado un delito, siendo no solo reconocido y penado en las leyes de múltiples países alrededor del mundo, sino también existen organizaciones internacionales que aborrecen estos actos. ¿Necesitas ayuda para reconocer el acoso laboral? Conoce como identificarlo de manera correcta y reaccionar a tiempo, o por el contrario, saber que actitudes no son acoso laboral y tomar la situación con más tranquilidad.

¿Qué es un acoso laboral y que no lo es?

Las leyes de un país suelen especificar detalladamente que se considera o no acoso laboral. Aun así, es posible examinar ciertas conductas y tener una idea general de si es o no acoso. Entre las características más llamativas del acoso laboral encontramos que:

  • Involucra al menos a 2 personas. Por un lado, el acosador y por otra parte la víctima. Como es de esperar, pueden haber múltiples acosadores, e inclusive más víctimas.
  • Se ejerce violencia física o verbal múltiples veces durante la semana. Esto involucra palabras de carácter soez hacia las víctimas, involucrando incluso su género, raza, preferencia política o religiosa.
  • Se encuentra relacionado con el estatus de la víctima dentro de la empresa. Algunos acosadores usan su posición superior en la jerarquía de la compañía para ejercer presión sobre las víctimas. Aun así, existen casos donde los acosadores están a la par de las víctimas.
  • El acoso laboral es una especie de proceso por partes. Comenzando por un conflicto menor, hasta evolucionar y llegar al punto de excluir y marginar totalmente a la o las víctimas de la empresa.

Aun con esto en mente, es posible mal interpretar diferentes actitudes a la hora de participar dentro de la empresa o incluso el trato personal de ciertos momentos. Para saber que no se considera acoso laboral sino más bien un mal entendido, podemos tomar en cuenta las siguientes situaciones:

  • Asumir una determinación firme frente alguna decisión importante dentro de la empresa. Siempre con el respeto adecuado.
  •  Los llamados de atención y tiempos de entrega exigidos relacionados con una actividad encomendada no son considerados acoso laboral. Tampoco la exigencia de diligencia o cumplimiento de labores correspondientes a su cargo.
  • Las jornadas laborales excesivas cuentan con fundamentos legales, siendo llamadas horas extras. Siempre y cuando estas actividades laborales extras no atenten contra el bienestar físico o laboral.
  • El encomendar funciones especiales tomando en cuenta la cualificación del personal, sin provocar una saturación laboral.
  • Los consejos o sugerencias sobre el vestuario o situaciones privadas con el objetivo de fomentar el respeto del personal y la empresa en cuestión. Los estudios psicológicos de personalidad con fines ventajosos para la empresa tampoco se considerar acoso. 

¿Qué es el acoso y el hostigamiento?

A primera vista acoso y hostigamiento pueden parecer lo mismo, pero al indagar más a fondo no lo son. Primero, el acoso es una conducta abusiva que lleva a la víctima a entrar en un estado de riesgo o indefensión, y que puede ser provocada por un anónimo o por una persona del mismo rango laboral que la víctima.

Caso contrario, el hostigamiento tiene como principal característica que, es llevado a cabo por una persona de mayor jerarquía de la víctima, es decir, es un acoso relacionado con una relación de subordinación.  

Deja un comentario