El MBA influye en la gestión de recursos humanos

En la actualidad, las diferentes formas de cambio por las que atraviesa el mundo, han obligado a las empresas a reformular su estructura interna, en un intento por maximizar el rendimiento que obtienen a través de la gestión de recursos humanos.

Esto no solo ha cambiado la concepción referente al modelo de acción de los negocios en su forma interna, sino que además plantean una creciente diversificación de las actitudes que deben tomarse en cuanto a gestión y administración de personal.

La forma en cómo esté organizado un negocio, pero, más aún, el como se procede en cada uno de los eslabones que lo conforman, repercuten considerablemente en la productividad, lo que a su vez se manifiesta con el consecuente crecimiento rentabilidad de la organización.

De esto, surge la importancia de una buena administración interna para paliar los efectos que continuamente trae el cambio laboral y empresarial a nivel mundial, de manera que pueda haber una adaptación progresiva al entorno y una mejor preparación profesional.

El MBA es una especialización traducido como Maestría en Administración de Negocios, por sus siglas en inglés (Master of Business Administration), que se otorga a quienes hayan alcanzado todas las competencias descritas por las diferentes casas superiores, a esto surge la interrogante: ¿Qué es en realidad el MBA y cómo influye en la gestión de recursos humanos?

Este post trata de analizar sobre las diferentes áreas en las que tiene su campo de acción el MBA; Aquellas competencias que le son requeridas a los profesionales de esta maestría, así como los beneficios que trae para una empresa una buena gestión de recursos humanos.

La administración como pilar fundamental de una organización

Las empresas son en sí entidades compuestas por personas, la cuales trabajan para un determinado fin de acuerdo a los objetivos planteados por sí misma, en este sentido resultaría obvio pensar que cada una de estas empresas tienen un orden establecido de acciones que, al ser ejecutadas, se transforman en el progresivo avance.

Pero las estadísticas nos indican que más del 80 % de las empresas emergentes no triunfa en su primer año.

Esto puede ocurrir por diversos factores, más que nada relacionadas con el aspecto económico y de planeación, pero también en la falta de administración que yace dentro de ella.

Una buena gestión de recursos humanos no solo garantizaría la rentabilidad laboral, sino que propondría objetivos que estuviesen acordes a las competencias de cada uno de los trabajadores.

A este respecto, la administración empresarial, de la mano con una buena gestión en el activo más importante para una empresa, sus empleados, garantiza un correcto orden de las funciones, que paulatinamente se convierte en una meta que todos deben y desean alcanzar.

La manifestación de las actitudes de lealtad de un trabajador hacia determinada organización emerge del estímulo y la participación que se le otorgue dentro de la compañía.

Siguiendo con lo anterior, los trabajadores se muestran más movidos a realizar más y mejores trabajos cuando son llamados a promover colaborativamente dentro de las funciones de una industria, más que como un simple empleado.

La gestión de los recursos humanos, en conjunto con una buena administración de personal, minimizaría las pérdidas y ayudaría a la máxima eficiencia de los trabajadores dentro de un negocio.

Las competencias del profesional en MBA y su participación dentro de la empresa

Toda empresa precisa de órdenes a seguir, de ese modo surgiría la carrera hacia el alcance de los objetivos, pero ¿Qué pasa cuando estas disposiciones no son las correctas o son inexistentes? La respuesta en la perdida de capital, el abandono de los puestos de trabajo, y la inevitable desaparición de la compañía. 

El profesional en MBA delega las órdenes más eficaces que un negocio debe seguir para lograr el mejor posicionamiento y el aumento de la demanda de los bienes y servicios que presta.

Se encarga del control y sistematización de la estructura interna de la empresa a fin de evaluar las complicaciones que podría haber en las distintas cadenas de acción, observando cada uno de los procesos y analizando los cambios pertinentes para sacar el máximo partido.

Pero, además, debe ser un motivador nato, a fin de que las personas, puestas bajo su orientación, se conviertan en multiplicadores de esa motivación.

Solo así se consigue la correcta puesta en marcha de la colaboración por parte de todo el personal, y, por ende, la elevación de la calidad, lo que traerá más y mejores beneficios.

Una vez que se ha evaluado las diferentes cadenas de acción, así como las fortalezas y debilidades de una empresa, se procede a trazar una estrategia que involucre modos correctos de actuar, que pueden estar integrados con la parte digital, de marketing, de ventas y de producción.

La forma en cómo se aborden las determinadas situaciones es lo que marcará a diferencia.

El MBA y su contribución en la gestión de los recursos humanos

Habiendo dicho que el MBA está ligado a la buena administración, y que esta última, a su vez, encuentra su terreno dentro de la promoción del talento humano en la estructura organizacional de una empresa, sería evidente cuál es la contribución del MBA en los asuntos del negocio. 

El MBA se encarga de gestionar de forma eficiente todas las áreas en las que haya intervención del factor humano en una organización.

Sacar el mejor provecho de las fortalezas de cada uno de los trabajadores y trabajadoras es clave para alcanzar en poco tiempo las competencias, objetivos, y metas descritos.

Asimismo, contribuye a la formación de tácticas que mantengan la rentabilidad y productividad de la organización, sea cual fuere el ámbito en la que esta se desarrolla.

La unión entre todos los escalones jerárquicos es también una de las bases y primicias que un profesional en MBA debe ejercer. Igualmente, el valor del MBA en la gestión de recursos humanos consigue contribuir a un destacado desempeño laboral, algo que, en consecuencia, se traduciría en una mejor forma de trabajar.

Spread the love

Deja un comentario